El deporte en el embarazo, como herramienta para controlar el aumento de peso, puede ser muy efectivo, pero, ¿es seguro?, ¿hay riesgos? ¿es recomendable?. El embarazo saludable debe ir acompañado de un aumento progresivo y controlado del peso, fruto de una dieta equilibrada y completa que aporte todo lo necesario para la gestación. No obstante ¿tenemos claro cuánto debe ser ese aumento, y cómo podemos vigilarlo? aún hoy hay quienes asocian erróneamente, un gran aumento de peso en el embarazo con una buena salud de la futura mamá y bebé.

¿Cuántos kilos es recomendable subir en un embarazo?

Según diversos estudios, el rango recomendable de aumento de peso en el embarazo oscila entre los 9 y 14 kilos, teniendo cuenta varios factores, como:  tipo de gestación (única o gemelar), el peso del bebé, líquido amniótico, placenta, así como el aumento en pechos y reservas de la madre para suministrar al feto todo el aporte nutricional necesario para su desarrollo normal.

¿Qué ocurre cuando el aumento de peso es desproporcionado?

La obesidad en el embarazo es un factor de riesgo tanto para la madre como para el feto. Está demostrado que las mujeres embarazadas con un IMC superior o igual a 30 (obesidad), obtuvieron un riesgo de pérdida perinatal de dos a tres veces mayor que aquellas con un embarazo por debajo de 30. Además de lo anterior, la obesidad de la madre va a influir negativamente en el desarrollo del niño y la aparición de futuras enfermedades.

Un estudio realizado midiendo la longitud de los telómeros (considerado un marcador fundamental del estado de salud tanto celular como biológico) en los recién nacidos de madres obesas determinó que éstos son más cortos en comparación con las de madres de peso saludable, y por tanto se ven influidos por el índice de obesidad de la madre.

Deporte y dieta para controlar el peso en el embarazo

Para contralar el peso en el embarazo lo primero es vigilar la dieta, ésta debe aportar todo lo necesario para la gestación. Es recomendable acudir a una consulta de nutrición donde nos podrán asesorar sobre los alimentos más adecuados que van a favorecer un embarazo saludable y el desarrollo de un bebé sano.

Por otra parte, existe la creencia equivocada de que el deporte es desaconsejado en el embarazo. En un embarazo saludable, donde no existan contraindicaciones, el ejercicio físico es de gran importancia, traerá grandes beneficios a nivel hormonal, cardiovascular y respiratorio, tanto para la madre como para el bebé. Y, además, ayuda a la madre a nivel psicológico al disminuir la depresión postparto.

El deporte en el embarazo va ayudar y actuar a modo de defensa frente a enfermedades, muertes prematuras, etc… pero, en mujeres que habitualmente tienen una vida sedentaria, ¿es el embarazo el mejor momento para comenzar una actividad física? La respuesta es sí, pero siempre y cuando se haga de forma suave, paulatina previo control médico y sobre todo con un IMC menor de 30.

¿Está contraindicado el deporte en mujeres obesas embarazadas?

Según el estudio Norwegian Mother and Child Cohort, que contaba con una muestra de 77.246 mujeres, se llegó al sorprendente resultado que aquellas mujeres obesas que habían empezado a realizar deporte durante el embarazo, poseían un mayor riesgo de muerte fetal desde las 28 semanas de embarazo hasta la primera semana de vida. Esto es debido a que las adaptaciones que hay con el ejercicio físico en mujeres embarazadas son menores, haciendo que el feto sufra estrés y se encuentre más vulnerable.

Por ello, aunque el deporte en el embarazo en general puede ser muy beneficioso, es importante consultar con el médico especialista; ginecólogo, nutricionista o fisioterapeuta, quienes nos pueden orientar si en nuestro caso es aconsejado o si, por el contrario, puede ser perjudicial.

Si tienes dudas o necesitas ayuda con tus ejercicios en el embarazo, puedes pedir cita, en el Instituto de Medicina EGR o llamar al 917401690 para asesorarte.

 

Guillermo Vivar Pelegrina · Fisioterapia· Instituto de Medicina EGR