El cuerpo humano se compone de diferentes cavidades en las cuales se albergan los diferentes órganos. La cavidad abdominopélvica, es una cavidad poco conocida por su nombre, está conformada por músculos que la rodean por delante, por detrás y otros que se ubican entre pubis y el coxis que la cierran en forma de hamaca llamados músculos del suelo de la pelvis o del periné; en las mujeres está atravesado por tres orificios: uretra, vagina y recto. Estos músculos tienen como función principal el sostén de las vísceras, la función sexual, y el control de los esfínteres para mantener la continencia urinaria y fecal. Siendo un lugar fundamental de paso para el parto, la micción y la defecación, por tanto al igual que el resto de músculos del cuerpo humano deben tener siempre una adecuada fuerza para poder cumplir con sus funciones.

Causas del debilitamiento del suelo pélvico

En las mujeres, son muchas las causas que nos pueden debilitar estos músculos: en el embarazo, por el crecimiento fetal intrauterino y por las hormonas. En el parto, los esfuerzos generados en el expulsivo. El tener dos o más hijos. En la menopausia, la falta de estrógenos. Las intervenciones quirúrgicas en la zona. La obesidad. El estreñimiento. Los deportes de impacto como correr o saltar.

¿Y qué consecuencias nos trae la debilidad de la musculatura del periné­­?

¿Os resulta conocido el término de incontinencia? La definición de esta, es la pérdida involuntaria de orina, gases o de heces fecales. La mujer con incontinencia, tiende a ocultar el problema, al considerarlo como algo inevitable propio de la vejez, o si es un problema que ocurre a temprana edad, el ámbito social impide ser mencionado por ser un tema poco conocido. Podemos distinguir diferentes tipos de incontinencia: la incontinencia urinaria de esfuerzo o pérdida involuntaria de orina asociada a un esfuerzo como toser, correr, saltar. La incontinencia urinaria de urgencia es la pérdida involuntaria de orina asociada a un fuerte deseo de orinar continuo y frecuente. La incontinencia urinaria mixta es la unión de las dos anteriores. La persona refiere síntomas de pérdida involuntaria de orina con los esfuerzos y síntomas de urgencia miccional. El síndrome de vejiga hiperactiva se caracteriza por el deseo repentino e intenso de orinar, episodios de mucha frecuencia de ir al baño e incontinencia urinaria. La incontinencia fecal, es el escape involuntario de gases o de heces fecales a través del orificio anal. La dispareunia o dolor localizado en el área genital antes, durante o después de las relaciones sexuales o la falta de fuerza por debilidad de músculos perineales disminuyen la calidad de las relaciones sexuales. El prolapso o descenso parcial o total de los órganos pélvicos como la uretra, vejiga, útero, o recto debido a un fallo de los medios de sujeción y de soporte. Todo lo mencionado constituye un problema que altera de forma importante las actividades cotidianas de las mujeres.

Por eso, siempre es importante comentar a nuestro médico si alguno de los síntomas mencionados nos ocurre. El te remitirá a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, quien te hará una valoración, para que empieces a tiempo un tratamiento de la sintomatología y no evolucione más tu problema.  

Las técnicas de tratamiento te permitirán conseguir un mejor tono de los músculos del suelo de la pelvis, al mejorar su fuerza de contracción, dando lugar a una mejora de la continencia además de conseguir una sexualidad satisfactoria. El tratamiento agrupa distintas técnicas:

La terapia manual en cavidad pelviperineal.

La gimnasia abdominal hipopresiva (GAH) son ejercicios posturales que buscan una puesta en tensión de los músculos de la cavidad abodminopelvica y de esta manera mejorar su fuerza. Deben ser vigilados por el fisioterapeuta.

Los ejercicios como ejercicios de Kegel permiten realizar contracciones musculares voluntarias del suelo de la pelvis en distintas posiciones. Se pueden usar ayudas complementarias para realizarlos, como conos vaginales que vienen por pesos y proporcionan conciencia para la práctica de la contracción de la musculatura. Este método debe ser primero evaluado por el fisioterapeuta, quien valorará si su musculatura puede soportar los pesos o es mejor realizar otro tipo de técnica para entrenar la musculatura de otra manera.

El biofeedback, cuando existe una dificultad para la comprensión y realización de los ejercicios, consiste en colocar  una  sonda  vaginal  con  un electrodo. Nos permite ser conscientes de la contracción muscular.

La electroestimulación, técnica que usando sondas vaginales o rectales por mediación de una corriente suprime las contracciones involuntarias de la musculatura pélvica y recuperar el control de la micción o defecación.

El calendario miccional permite el reentrenamiento de la vejiga urinaria a partir de pautar de forma escrita el número de micciones al día, sus horarios, sensaciones de urgencia, y así conseguir acercar los intervalos miccionales a la  normalidad  y  disminuir  la cantidad de pérdidas involuntarias.

Existen riesgos o contraindicaciones en algunas técnicas mencionadas anteriormente por lo cual se aconseja siempre seguir las pautas dadas por su fisioterapeuta. No exceder limites por ganar tiempo de recuperación pues esto puede ser perjudicial para su mismo objetivo. Las sesiones de tratamiento suelen durar 30 minutos, una o dos veces por semana. El enfoque de tratamiento se hará según la disfunción de cada persona, su fuerza de contracción y de consciencia corporal. Es decir, la capacidad para contraer esa musculatura específica. El número de sesiones dependerá de la evolución personal. Los resultados del tratamiento dependerán de la disposición de las pacientes para acudir cumplidamente a sus terapias, realizar los ejercicios domiciliarios y seguir el protocolo establecido por el fisioterapeuta ya que al igual que otros músculos del cuerpo, estos deben seguir siendo entrenados  a posterior por lo cual una vez terminado el tratamiento se recomienda acudir según indicaciones a próximas valoraciones terapéuticas.

Margarita Hurtado Polanco · Fisioterapia Suelo Pélvico · Instituto de Medicina EGR

 

Si tienes alguno de los síntomas descritos, ven a una primera consulta de valoración con nuestro especialista en suelo pélvico. Pide cita 917401690