Este mes en EGR hemos querido dar una cobertura total al problema de la incontinencia urinaria. En nuestro empeño en daros la mayor información posible sobre este problema que afecta a casi el 30% de la población adulta incluyendo hombres y mujeres, os ofrecemos estos artículos dedicados a la incontinencia urinaria y sus soluciones.

En el artículo sobre el Método Kegel os comentábamos los beneficios de este método y entrábamos al detalle en su metodología y aplicación.

En este artículo queremos ir un poco más lejos y ofreceros otras alternativas, métodos o trucos utilizados para ayudar a solucionar el problema de la incontinencia urinaria.

  • Ejercicios de Kegel

Ver el artículo sobre el método kegel en más detalle.

  • Método del retraso de la orina.

Este método consiste en de forma gradual ir aumentando el intervalo de tiempo entre cada ida al baño. Comenzaremos intentando ir al baño cada 5 minutos (este intervalo inicial dependerá del nivel de incontinencia urinaria de cada persona). Una vez que consigamos aguantar la orina durante 5 minutos, iremos incrementando este periodo a 10 minutos, 20 minutos y así de forma gradual hasta llegar a las 3 o 4 horas.

Para intentar alargar el intervalo se recomienda utilizar técnicas de relajación. Respira profundamente y muy lentamente, intenta evitar pensar en la necesidad de orinar son técnicas muy útiles para alargar los intervalos.

Este método es muy combinable con los ejercicios Kegel.

Se debe tener en cuenta que está técnica, como la de la programación de la visita al baño debe realizarse con un calendario o diario miccional y en casos de incontinencia urinaria de urgencia o síndrome urgencia-frecuencia.

  • Programación de la visita al baño

Este sistema se basa en ir al baño en base a una programación preestablecida. Es decir, se programan las horas para ir al baño y se va independientemente de que se tenga ganas o no. El objetivo es el de aumentar poco a poco el intervalo de los momentos programados. También se recomienda paralelizar este método con los ejercicios Kegel.

  • Ejercicio de Kegel con bolas chinas

Últimamente se está trabajando en la medicina con las bolas chinas como uso terapéutico. Se debe destacar que estas bolas son unas bolas especiales. La utilización de estas bolas chinas para el tratamiento de la incontinencia urinaria esta cada vez siendo más recomendada por especialistas del suelo pélvico. La utilización de las bolas chinas especiales se recomienda especialmente para casos de incontinencia urinaria provocados por el ensanchamiento vaginal.

En este caso, desde EGR queremos recomendaros que evitéis este tratamiento sobre todo si tenéis poco tono muscular en el suelo pélvico. Además, nuestra recomendación es la de conseguir un suelo pélvico funcional y no uno hipertónico.

  • Cambios en la dieta y hábitos de vida.

Eliminar o reducir el alcohol, la cafeína y los alimentos con alto contenido ácido como el tomate. Evitar comidas picantes permitirá evitar irritaciones de la vejiga. Los medicamentos diuréticos ayudan a aumentar la incontinencia urinaria debidoal aumento en las ganas de orinar derivaos de estos.

Para apoyar esta metodología recomendamos hablar con un nutricionista para programar una dieta equilibrada y saludable.

  • Reducir la ingesta de líquidos antes de acostarse

Si tenemos problemas de incontinencia urinaria, una posible opción a realizar es la eliminación de la ingesta de líquidos antes de irse a dormir. En algunos casos, esta omisión de consumo líquido puede iniciarse incluso a las 7 de la tarde. Se debe tener mucho cuidado con esta alternativa pues como todos sabemos, el beber agua es una de las actividades más saludables para nuestro cuerpo.

  • Bajar de peso

¡Que más vamos a decir sobre este punto! Esta demostrado que la obesidad es uno de los principales factores que provocan la incontinencia urinaria. La reducción de peso no sólo ayudará a paliar este problema sino que mejorará su calidad de vida en muchos aspectos más.

  • Estimulación eléctrica (PTNS)

Esta es una técnica relativamente joven que empieza a utilizarse en ciertos casos de incontinencia urinaria. Esta técnica genera estímulos eléctricos en ciertos nervios de las piernas ayudando a mejorar los síntomas de la incontinencia urinaria. Actualmente en España, esta técnica suele utilizarse cuando métodos como los anteriormente comentados no tienen efecto en los pacientes. Si crees que tu situación necesita un método como esté, contacta con tu médico e infórmate.

¿Qué os ha parecido? ¿Conocéis alguna otra alternativa o método?