Con frecuencia, pacientes que comienzan a presentar síntomas o molestias en las vías urinarias, lo asocian a la posibilidad de padecer cáncer de próstata, generando gran preocupación. Afortunadamente, la mayoría de las veces, estos síntomas son derivados de la hiperplasia benigna de próstata, un trastorno benigno muy frecuente en el varón, que aumenta con la edad y que no tiene relación con el cáncer de próstata.

La hiperplasia benigna de próstata no es precursor de cáncer de próstata pero suele ser más sintomático y muy incómodo para quien lo padece.

Síntomas de prostatismo 

El prostatismo (síntomas de tracto urinario inferior asociados a hiperplasia de próstata) es un trastorno que se acompaña de una serie de síntomas como suelen ser la disminución de la fuerza del caudal al orinar, el aumento de la frecuencia miccional, la urgencia miccional nocturna o aumento del número de veces que nos levantamos por la noche, todo lo cual si bien es un trastorno benigno, afecta la calidad de vida del paciente interrumpiendo horas de sueño y provocándole inseguridad e incomodidad.

Al igual que sucede con el cáncer de próstata, en la hiperplasia benigna de la próstata, no hay mecanismos preventivos del crecimiento de la próstata, por lo que realmente lo único que está en nuestra mano es realizar las revisiones urológicas regularmente para una detección y tratamiento precoz y por supuesto acudir al urólogo en el caso de notar cualquiera de los síntomas descritos.

Primera visita al urólogo

Con independencia de presencia o ausencia de síntomas, en el Instituto de Medicina EGR, recomendamos acudir a una revisión urológica a partir de los 50 años.

Lo habitual es que en esta revisión, el especialista realice una entrevista clínica, una ecografía urológica, analítica de sangre y orina, todo lo cual es sencillo, rápido e indoloro y no debemos retrasarlo por miedo o pudor.

En el caso de que se presenten síntomas, una vez estudiado el volumen de la próstata y la severidad de los síntomas, lo más habitual es instaurar un tratamiento sintomático si es preciso y realizar controles periódicos.

Es importante recordar que con la edad, aumenta la prevalencia de algunas enfermedades, por lo que recomendamos visitar al urólogo y de esta manera prevenir o detectar a tiempo y evitar posibles complicaciones futuras.

¡Tu salud está en tus manos, acude a tu revisión urológica! 

Sr. Asier Leibar Tamayo · Responsable de la Unidad de Urología · Instituto de Medicina EGR