La mujer debe empezar a visitar al ginecólogo para realizar sus revisiones ginecológicas cuando empieza a tener una vida sexual activa, o bien cuando se presenta algún problema relacionado con las mamas o el aparato genital femenino. La periodicidad vendrá dictada por la historia clínica de cada paciente. Sin embargo, se recomienda una revisión ginecológica anual, de forma que se puedan prevenir posibles problemas ginecológicos y se puedan atajar con suficiente antelación. Esta frecuencia de revisión periódica está recomendada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia).

El principal objetivo de la revisión ginecológica anual consiste en descartar cualquier cambio existente en los órganos reproductivos que puedan implicar el desarrollo de una enfermedad. Esta revisión es muy importante para evitar infecciones de transmisión sexual y prevenir el riesgo de cáncer de mama y ginecológico:

  • Detección de casos de cáncer de ovario, endometrio y vulva en fases iniciales, antes de que aparezcan sus síntomas, o bien de otras patologías como endometriosis, ovarios poliquísticos, pólipos en el útero, miomas, etc. Éstas últimas son patologías benignas, pero su presencia pueden repercutir en la mujer con una disminución de su fertilidad o una alteración del ciclo menstrual.
  • Mediante la realización de una citología, y en algunos casos, de la posible detección del virus del papiloma humano (VPH), se pueden diagnosticar lesiones precancerosas en el cuello de útero y curarlas. Gracias a la revisión ginecológica anual, la incidencia del cáncer de cérvix ha disminuido en los últimos años.

Tanto para la revisión ginecológica anual como para cualquier otro tipo de consulta relacionada con ginecología, es muy importante que la mujer escoja un médico que le transmita confianza y con el que pueda hablar de temas delicados como embarazo, sexo y natalidad.

¿Qué pasos incluye la revisión ginecológica anual?

  • Historia clínica detallada. Se realizan una serie de preguntas para determinar:
  1. Antecedentes familiares de enfermedades importantes y cánceres, así como datos personales que pueden ser importantes de cara a la historia clínica de la paciente: intervenciones quirúrgicas, alergias a medicamentos, enfermedades ginecológicas o de otro tipo que se hayan producido en el tiempo.
  2. Datos relacionados con la menstruación: frecuencia, duración y cantidad de flujo, fechas de los últimos períodos menstruales, dolor durante la menstruación, episodios de menstruación anormal, etc.
  3. Uso de métodos anticonceptivos.
  4. Número de embarazos.
  5. Si se realiza un autoexamen de mamas, su frecuencia, y si necesita algunas pautas o información para realizarlo correctamente.
  • Exploración ginecológica que consiste en una exploración física de útero, ovarios y mamas.

En la exploración de mamas se comprobará si éstas son iguales, si hay alguna alteración en la piel, presencia de nódulos y sus características, secreción por los pezones, etc. También puede ser útil para detectar la presencia de adenopatías axilares.

  • Citología ginecológica: para la toma de muestras del cuello uterino que permite la detección de células premalignas relacionadas con la infección del VPH. Es la prueba más importante para la detección precoz del cáncer de cérvix. Esta prueba consiste en retirar una muestra de tejido para analizarlo. En general se recomienda cuado se inician las relaciones sexuales, pero también se puede realizar en aquellas mujeres que no hayan tenido relaciones (más información sobre qué es citología ginecológica).
  • Ecografía ginecológica: para detectar cualquier anomalía morfológica en útero y ovarios.

Las mamografías suelen estar indicadas a partir de los 40-50 años y se deben repetir cada dos años siempre y cuando sean normales, a excepción de aquellos casos en los que haya antecedentes familiares de cáncer de mama o se presente otros factores de riesgo.

La revisión ginecológica no suele llevar más de 30 minutos. Dependiendo del resultado de la exploración, si el ginecólogo lo cree oportuno, puede recomendar otras pruebas, como la detección de VPH,  ecografía de mamas, mamografía, analítica general,  estudios hormonales, etc.

¿Tienes dudas sobre algún tema relacionado con la revisión ginecológica anual u otros aspectos relacionados con ginecología?. Contáctanos y estaremos encantados de atender tus preguntas.

Autor: Dr. José María Fernández Moya – Director médico del Instituto de Medicina EGR

Más información sobre revisión ginecológica y citología , vacuna VPH y revisiones ginecológicas a partir de los 40