Obesidad Infantil

Nintendo, PlayStation, IPAD…Os suenan estas palabras ¿Verdad? No hay niño que no las pronuncien una vez que llegan a casa.

Este es uno de los factores que más influyen en los pequeños para que tengan sobrepeso. Llegan a casa, se sientan y se pasan la tarde jugando con las nuevas tecnologías, dejando atrás las actividades lúdico activas. Juegos que ayudan a mantenerse en forma.

La Obesidad Infantil es uno de los temas que más preocupa a los padres españoles. Y es que los datos recientemente publicados por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, revelan que más del 45% de los niños de entre 6 y 9 años sufre obesidad o sobrepeso. El 80% de los niños que sufren sobrepeso llegarán a la edad adulta con él, si no se toman las medidas adecuadas.

El trabajo en la escuela y en casa es primordial para que el niño entienda y valore la importancia de comer bien y las consecuencias que puede tener una mala alimentación.

Unos buenos hábitos alimenticios, ejercicio y una vida saludable, son las mejores armas para evitar el exceso de peso.

Desde nuestra consulta de nutrición, la nutricionista Mª Teresa Hernández nos aporta unas consideraciones a tener en cuenta para que la alimentación de nuestros hijos no sea un problema a largo plazo para su salud, y recuerda la importancia de combinarlo con una actividad física activa diaria. Las consideraciones son:

– Dar ejemplo en la mesa y en casa en general: Si los padres no comemos un alimento, va a ser raro que nuestro hijo lo quiera comer. Ellos actúan sobre todo y desde muy pequeños por imitación, y los padres es la principal fuente de esta. Al igual que si nosotros no hacemos ejercicio va a ser difícil que lo incorporemos en la vida de nuestros hijos.

– Consumir alimentos de calidad, que aporten las cantidades adecuadas de micronutrientes y macronutrientes, y que sobre todo, procedan de fuentes de calidad.

– No obligar a nuestros hijos a comer, alimentarlos en la cantidad suficiente. Ellos saben lo que necesitan, nosotros los padres tendemos a sobrealimentarnos porque aún tenemos la idea (que es muy arraigada) de que los niños tienen que estar “rellenitos” y esto no es así.

– Es primordial que en casa se disponga de alimentos frescos (no alimentos altamente procesados) como las verduras, hortalizas y frutas. Se consuman legumbres, patatas, arroz, pastas y cereales (estas tres últimas mejor integrales) de manera habitual, y que no entren en nuestra despensa los alimentos que no quisiéramos darles a nuestros hijos.

Si tenéis cualquier duda sobre la alimentación de vuestros hijos, os esperamos en consulta, ¡Estaremos encantados de atenderos!