La adolescencia es una etapa de la vida que según la OMS (organización mundial de la salud) va de los 10 a los 19 años. Es una etapa de cambios a distintos niveles; físico y psicológicoA nivel físico, como consecuencia de los cambios hormonales, aparecen los rasgos sexuales secundarios. Estos cambios pueden generar problemas en la piel como lo pueden ser: 

Estrías

En ocasiones debido a los cambios hormonales y también favorecidos por el cambio brusco de peso pueden aparecer las llamadas “estrías”, que se producen por rotura en las fibras elásticas. Cuando aparecen son de color rojizo-morado y pueden picar y con el tiempo van tomando color blanco nacarado.
Aparecen más frecuentemente en mujeres y las localizaciones más frecuentes son la cara externa de caderas y muslos y el pecho. En los hombres pueden aparecer en la espalda, zona medio o baja. Es un motivo frecuente de consulta y en ocasiones difícil de evitar.

Los tratamientos dependen de la fase. Cuando son recientes y de color morado se pueden tratar con láser de colorante pulsado o de neodimio yag para disminuir el color y cuando son ya más antiguas y blanquecinas se utiliza láser de Co2 fraccionado. Con lo que se consigue una mejora estética de las estrías.
Para evitarlas se debe hidratar bien la piel con crema anti estrías y evitar cambios bruscos de peso.

Acné

En la fisiopatología del acné se describen varios factores. En primer lugar hay un aumento en la queratinización folicular, un aumento en la producción de sebo debida a los andrógenos, el sobrecrecimiento del Propionibacterium acnes (P. acnes) y una inflamación secundaria y alteración de la inmunidad innata.

El tratamiento del acné va encaminado a combatir todos los factores productores del mismo y sus distintas lesiones. Comedones, pápulas inflamatorias, pústulas y nódulos inflamatorios.
Según el grado de acné se debe indicar un tratamiento u otro. En los casos más moderados de acné se aconseja una limpieza diaria para el exceso de sebo y la aplicación de un tratamiento tópico local.

Entre los tratamientos tópicos tenemos algunos que son queratolíticos, antiinflamatorios y antibióticos. 

Los retinoides tópicos, tienen un efecto queratolítico y un papel antiinflamatorio modulando la producción de moléculas inflamatorias.
El peróxido de benzoilo actúa contra el P.acnes debido a su efecto oxidativo y además tiene propiedades queratolíticas y antiinflamatorias. Es especialmente útil de forma combinada con retinoides o antibióticos tópicos dificultando la aparición de estas resistencias.
Entre los antibióticos más utilizados de forma tópica están la eritromicina y la clindamicina. No se aconsejan a priori usarlos de forma aislada.

Los tratamientos tópicos deben aplicarse de forma correcta y siempre bajo supervisióndica para minimizar los efectos secundarios, que suele ser irritación local.

Cuando las lesiones son más papulo-pustulosas se recomienda la utilización de antibióticos orales acompañados de la higiene y tratamiento tópico anteriormente descrito. Los antibióticos, tanto los macrólidos como la doxiciclina se utilizan en este tipo de acné por su efecto bacteriostático sobre P.acnes así como por su efecto antiinflamatorio.

El siguiente paso en el tratamiento del acné es el uso de isotretinoina oral. Se debe indicar cuando el acné es inflamatorio y sobretodo cuando hay riesgo de cicatrices. Es un derivado de la vitamina A, que en su mecanismo de acción produce una disminución en la secreción de las glándulas sebáceas. También produce una normalización de la respuesta inmune innata provocada por P.acnes y la reducción de la respuesta inflamatoria.

Es un fármaco muy útil pero que genera mucha incertidumbre en las familias si no se explica bien y siempre debe indicarse y seguirse en consulta. Requiere una analítica periódica y una serie de cuidados locales por aparición de sequedad sobretodo a nivel de los labios, nariz y ojos (esto más frecuente en usuarios de lentillas), dosis dependiente y fácil de contrarrestar.

Actualmente el acné es una patología dermatológica sencilla de tratar y tenemos un arsenal terapeútico y unas guías muy claras según el grado de acné, edad del paciente y otros factores a valorar de forma individualizada en la consulta.

Verrugas víricas

Una de las infecciones dermatológicas más frecuente en niños y en la adolescencia. Se producen por la infección de la piel por ciertos tipos de VPH. Según su localización los tipos de verrugas son diferentes:

Al estar causadas por un virus son contagiosas, y deben tomarse medidas higiénicas para evitar el contagio, que es por contacto directo. Es un virus muy extendido, pero existe una predisposición personal. Siendo más frecuentes en pacientes con dermatitis atópica entre otras patologías.
No existe ningún tratamiento de elección único. Los tratamientos son básicamente irritativos, tratando de eliminar las lesiones con el mínimo dolor y efectos secundarios como ampollas, heridas y cicatrices. Según la extensión, la localización, la edad del paciente y la experiencia del médico se utilizará más uno u otro.

Los métodos más utilizados son la aplicación en consulta de crioterapia, nitrógeno líquido.
En muchas ocasiones acompañado por la aplicación en casa de distintos productos como el ácido salicílico solo o con ácido láctico de forma local.
Hay que ser constante y tener paciencia porque los tratamientos son en ocasiones largos y requieren disciplina en su aplicación y en ocasiones son molestos para el paciente.

Si tienes cualquiera de estas patologías dermatológicas, lo más aconsejable es que acudas a consulta de dermatología. Pide cita al 917401690, estaremos encantados de atenderte.

 

Dra. Alicia Comunión Artieda · Dermatología· Instituto de Medicina EGR