¿Qué es la glándula tiroidea?

La glándula tiroidea se localiza en la región anterior del cuello y tiene como función fabricar la hormona tiroidea que realiza multitud de funciones en todo el organismo (regula el metabolismo, controla el ritmo cardiaco e intestinal, influye en el curso del embarazo… etc.).

¿Son frecuentes los nódulos tiroideos?

Se estima que en torno al 50-70% de la población presenta nódulos en el tiroides, de ellos con la palpación en manos expertas, se pueden diagnosticar un 10% de los mismos, un bajo porcentaje que puede llegar al 100% si se realiza una ecografía de la glándula.
La mayoría de los nódulos suelen presentarse en mujeres entre los 20-50 años.

¿Por qué aparecen los nódulos en la tiroides?

Multitud de factores están involucrados en la aparición de nódulos en la tiroides: desde factores genéticos, déficit de yodo en la dieta (en descenso gracias a la aparición de la sal yodada en el mercado) hasta mutaciones moleculares a causa de irradiaciones externas… Sin embargo muchas otras causas están en estudio.

¿Qué síntomas produce?

La mayoría no genera ningún síntoma, diagnosticándose por la autopalpación de un bulto en región anterior del cuello.
En casos extremos de nódulos de gran tamaño pueden generar molestias al tragar, respirar u otros síntomas locales.

¿Son benignos?

Para determinar si un nódulo en la tiroides es benigno, es fundamental la realización de ecografía y analítica con función tiroidea. Se estima que el 95% de los mismos son benignos, para saberlo debemos realizar una PAAF (siglas de punción-aspiración-aguja-fina).
La PAAF se suele realizar a pacientes con nódulos mayores de 1 cm o con características ecográficas que sugieran malignidad.
Esta prueba es de sencilla realización, guiada por ecografía y sin apenas complicaciones.

¿Influye el hecho de que tenga hiper o hipotiroidismo?

El hipertiroidismo o hiperfunción de la glándula y la presencia de un nódulo de tiroides, aumenta la probabilidad de benignidad del nódulo hasta casi un 100%.
Por otra parte el hipotiroidismo o hipofunción de la glándula y la presencia de nódulos en el tiroides no está claro que aumente la probabilidad de benignidad o malignidad.

¿Qué sucede si tengo un nódulo maligno?

Habría que individualizar cada caso, pero se estima que la supervivencia del cáncer de tiroides se localiza en torno al 90% tras la extirpación de la glándula.
En ocasiones si con dicho tratamiento se evidenciase la no curación de la enfermedad se puede recurrir a tratamiento con yodo radiactivo.
Es importante recordar que el cáncer de tiroides tiene un buen pronóstico y altos índices de supervivencia en comparación con otros canceres como el de mama, colon o páncreas.
Además el tratamiento con hormona tiroidea tras el mismo hace que el paciente no tenga que sufrir ningún síntoma tras la cirugía, si la dosificación es la adecuada.

¿Qué sucede si tengo un nódulo benigno tras la PAAF?

Se recomienda control ecográfico cada 6-12 meses, variando los intervalos de seguimiento en función de las características del nódulo.
En caso de que el nódulo creciera o cambiara sus características ecográficas se recomendaría repetir la PAAF.
En ocasiones nódulos benignos de gran tamaño (en torno a 4cm) o que produzcan síntomas compresivos, se indica la cirugía para evitar el crecimiento de los mismos con la mejoría de los síntomas.

En resumen los nódulos tiroideos son muy frecuentes en la población, y la mayoría son benignos.
Se recomienda control ecográfico y seguimiento de los mismos por tu endocrino.
Para ello, en el Instituto de Medicina EGR ofrecemos la ecografía de tiroides en nuestra consulta de endocrinología, y la realización de los análisis todo en un mismo día y con un amplio horario de 8:00 a 20:00. Pide cita 917401690 o en www.egr.es

Dr. Alberto Sánchez Cámara · Endocrinología · Instituto de Medicina EGR