Una cicatriz no siempre es agradable, pero tranquilo, no eres el único, la mayoría de las personas tiene una cicatriz más o menos visible en el cuerpo, ya sea como resultado de una cirugía, acné, varicela, picadura de insectos, quemaduras o un accidente.

En el Instituto de Medicina EGR realizamos varios tratamientos para quitar cicatrices de manera efectiva.

Tipos de cicatrices

Existen diversos tipos de cicatrices según su aspecto, formación y origen. A continuación, encontraréis información de los tipos de cicatrices más representativas y los tratamientos que realizamos en el Instituto de Medicina EGR para eliminarlas o corregirlas.

A) Cicatrices Atróficas

Son cicatrices más superficiales o pequeñas que afectan la depresión de la piel. Una cicatriz atrófica hará que la superficie de la piel se vea como si tuviera un agujero en ella. Estas son las cicatrices que se observan en el acné, estrías o después de la varicela.

  • ¿Cómo quitar cicatrices atróficas?

Dado que la cicatriz es causada por falta de tejido, no será posible eliminarlas simplemente utilizando un remedio natural, y por tanto, habrá que recurrir a la utilización de técnicas más específicas bien para su eliminación o bien para su camuflaje. Una de las técnicas para tratar este tipo de cicatrices es la micropigmentación. La micropigmentación es una técnica de camuflaje consistente en la implantación de pigmentos hipoalergénicos de carácter mineral e inorgánico (óxido de hierro) en la capa basal de la dermis, y suele tener una duración de al menos dos años.

B) Cicatrices queloides

Son lesiones en la piel formadas por crecimientos exagerados del tejido fibroso que generalmente se forma después de la cicatrización de una herida. Puede ser producida por incisiones quirúrgicas, heridas traumáticas, sitios de vacunaciones, quemaduras, radiación, piercing, acné, varicela o pequeñas raspaduras.

Las cicatrices queloides no causan síntomas, pero pueden ser dolorosas, causar ardor o comezón. También acaban siendo más grandes que la herida original.

  • ¿Cómo quitar cicatrices queloides?

Existes diferentes tratamientos para quitar cicatrices queloides, la más común es la intervención con rayo láser para remover el tejido alterado; la gran ventaja es que no lastima los tejidos como la cirugía y, por tanto, existe un menor riesgo de que se forme un nuevo queloide, aunque suele ser un procedimiento lento.

Otro método para quitar cicatrices es la realización de vendajes fuertes que ejerzan presión sobre la zona afectada; esta medida reduce el flujo sanguíneo y mejora la regeneración de la piel. También existe la opción de recurrir a la crioterapia para quitar cicatrices, así como el uso de gel o parches de silicona para favorecer la regeneración de la piel.

C) Cicatrices Hipertróficas

Suelen ser cicatrices gruesas y abultadas. Estas se forman inmediatamente después de la cicatrización de la herida a causa de una producción excesiva de fibras de tejido. Aunque tiende a sobresalir y destacar por encima del nivel de la piel, permanece circunscrita a la región de la lesión original.

  • ¿Cómo quitar cicatrices hipertróficas?

Para quitar cicatrices hipertróficas es muy utilizado el láser. También los parches de silicona son muy comunes ya que aportan una hidratación constante, evitan rozaduras, aumentan la elasticidad, aplanan el tejido de la cicatriz, reducen los cambios de coloración y protegen de los rayos solares. Estas cicatrices suelen también dar buenos resultados con la micropigmentación.

En definitiva, existen distintas técnicas para tratar las cicatrices. Las principales que hemos visto son la micropigmentación y la utilización de láser. La utilización de la micropigmentación consiste básicamente en disimular y corregir cicatrices, y por ello se utiliza en las cicatrices menos profundas. Sin embargo, para tratar las cicatrices de mayor relevancia, la utilización del láser puede ser una opción recomendada.

La micropigmentación en el camuflaje de las cicatrices

No todas las cicatrices son aptas para tratamiento de camuflaje. Habrá que hacer una historia de la cicatriz (localización, tipo, antigüedad, color… y una prueba de alergia al pigmento y prueba de color. Si tras la prueba de color no se logra camuflar, no se llevará acabo el tratamiento, de lo contrario, sí. Cuando se realiza la micropigmentación, la cicatriz no se elimina, sino que seguirá ahí, aunque camuflada.

La micropigmentación consiste en la introducción de pigmentos (minerales e inorgánicos) sobre la dermis. Estos pigmentos interaccionan con la melanina, con la sangre… y dependiendo de todos estos factores resultará el color definitivo de la pigmentación.

Normalmente suelen necesitarse dos sesiones y tiene una duración de unos 3-4 años, sin llegar a desaparecer del todo el color, aunque vaya desvaneciendo con el tiempo. Este método de la pigmentación se empezó a utilizar en el campo de la estética a principios de siglo, el primer caso fue para corregir camuflando una malformación, y después comenzó a emplearse para la reconstrucción areolar tras mastectomía.

Las cicatrices que mejor se camuflan y con las que se obtienen resultados satisfactorios son las cicatrices periareolares.

Otra forma de camuflaje de cicatrices es mediante microtatuajes decorativos que consiste en la realizacion de un dibujo para camuflar la cicatriz, que se micropigmentará en esa piel afectada.

¿Os ha parecido interesante la información que hemos aportado? ¿Tenéis alguna pregunta específica sobre cómo quitar cicatrices? No dudéis en contactar con el Instituto de Medicina EGR a través de nuestro email institutodemedicinaegr@egr.es , estaremos encantados de dar respuesta a vuestras preguntas.

 

Carmen García Retorta. Micropigmentación y Borrado de Tatuajes. Instituto de Medicina EGR