En los últimos años, la angiología ha experimentado un importante despegue a raíz de las últimas técnicas para el tratamiento de las varices. Dichos métodos consiguen resultados óptimos, grandes ventajas comparativas y una rápida recuperación. En el Instituto de Medicina EGR, nuestros especialistas en angiología y cirugía vascular, pueden ofrecerte una solución definitiva a tus varices y arañas vasculares, utilizando el método más adecuado para tu caso.

Método Clarivein

La técnica Clarivein fue presentada por su inventor, el Dr. Steve Elías del Mount Sinai Hospital (Nueva York, EE.UU.), en el año 2009, publicándose los resultados con la suficiente experiencia en el International Vein Congress en el año 2013, por lo que se puede decir que es muy novedosa. Mediante un catéter, a través de una mínima punción, se llega a los puntos de fuga, sellándolos. Está dirigido al tratamiento de las varices, independientemente de la localización.

Se realiza con anestesia local en la zona de punción, que se localiza ecográficamente. Permite el tratamiento de personas de edad avanzada y de la causa de las úlceras venosas y síndromes postflebíticos de manera selectiva.

Una vez terminado el procedimiento se colocará una media de compresión elástica que el paciente usará en las siguientes 2 semanas. Tras 2 o 3 horas en el centro, el paciente se podrá ir a domicilio, deberá caminar, y a las 24 horas podrá incorporarse a su vida cotidiana, con la limitación de no realizar ejercicio violento. Podrá realizar un trabajo activo en 24h, siempre que no requiera esfuerzos físicos de alta intensidad.

Otra  ventaja, con respecto a la ablación térmica (láser, radiofrecuencia, vapor) es que no tiene riesgos de lesión nerviosa o de la piel.

Método Venaseal

Esta técnica, desarrollada por la empresa Sapheon (hoy Medtronic) se emplea en Europa desde el año 2011. Consiste en la introducción dentro de la vena a tratar de un adhesivo médico que la cierra y esclerosa, provocando su desaparición.

EL adhesivo es semejante a los que se utilizan en medicina hace 50 años, con eficacia y sin toxicidad para el organismo. Es un “pegamento biológico”. La empresa desarrolló una molécula específica para las venas varicosas, con consistencia especial que se adhiere firmemente a la pared de las venas, sellándola.

A través de una punción en la pierna, en un punto localizado a través de una ecografía eco-doppler, se introduce un catéter en la vena, con un poquito de anestesia local.

Con un inyector se introduce una cantidad controlada de adhesivo, bajo presión manual, y la vena queda sellada. Se retira el catéter y se coloca una pequeña tirita en el sitio de punción.

No es necesario vendar al paciente, ni utilizar media elástica. Puede iniciar inmediatamente sus tareas cotidianas. El procedimiento dura unos 20-30 minutos.

Al igual que el Clarivein, no produce lesión nerviosa, y es superior por tanto a los otros métodos no quirúrgicos utilizados actualmente.

La elección entre uno y otro método, dependerá de las características de las varices, nuestros especialistas en angiología y cirugía vascular te recomendarán el mejor para ti. Pide cita.

Dra. Ana Isabel Rodríguez Montalbán · Angiología y Cirugía Vascular