Invertimos gran parte de nuestro tiempo del año pensando en qué haremos cuando estemos en este periodo estival tan placentero para todos y añorándolo después, pero ¿has pensado alguna vez en prepararte de una manera adecuada para cuando llegue?, en realidad seguro que si preguntáramos lo que nos encontraríamos es que la única preparación es la “dieta del bikini” para lucir tipazo en la playa, pero nada más, y nos estamos olvidando que ese “tipazo” deberíamos lucirlo siempre, y significaría que nos prestamos atención, que cuidamos nuestra mayor herramienta que es nuestro cuerpo, que nos alimentamos bien, que queremos ser longevos y con calidad de vida.

Desde el departamento de Nutrición de EGR te animamos a que cambies la forma de ver tus vacaciones, siempre las recordarás, pero pueden ser más beneficiosas para tu salud de lo que en la actualidad seguro que pueden llegar a ser, asesórate con nuestro equipo multidisciplinar.

Te recomendamos que tengas en cuenta:

Antes de Vacaciones:

  • No existen las dietas milagro, es decir, no existen las pérdidas de peso de gran cantidad sin repercusión a corto, medio o largo plazo para la salud, por lo que si no te alimentas bien o crees que podrías hacerlo mejor, consúltanos, una alimentación adecuada te va a aportar los nutrientes y la energía necesaria para afrontar tu año, tu vida y tus decisiones de otra manera, no te acuerdes de hacerte cargo cuando toca enseñar el cuerpo, porque este está durante todo el año con nosotros. Si tienes un problema de peso o de salud, comienza antes, cualquier momento es el adecuado si eso supone que te quieres hacer cargo de tu vida y asumir la responsabilidad de tu salud.
  • Prepara tu piel, el equipo de EGR te asesorará con el tipo de tratamiento que podamos hacer sobre la misma para ayudar a que nuestro mayor órgano en tamaño se encuentre bien para afrontar una época en la que por mucho que nosotros descansemos la piel no la tratamos bien.

 

Durante las vacaciones:

  • Te recomendamos que no consumas alcohol, y que si lo haces consumas el doble de agua en dicha comida para así disminuir la ingesta de más alcohol. Pero cuídate y no lo hagas por sistema.
  • Hidrátate con agua, pero el agua es divertida, podemos hacer bebidas sabrosas con agua, que no nos van a aportar más que beneficios, consúltanos.
  • Hazte tus propios helados, es fácil, sólo necesitas frutas y lácteos, hay muchas recetas, pero una muy simple: congela la sandía o congela un yogur con frutas, pueden ser un postre muy saludable! No consumas helados industriales, o al menos no de manera habitual.
  • Cuando comas fuera haz la mejor elección, es decir, puedes elegir que comer, solo tienes que querer, y es muy importante que durante las vacaciones aportemos fibra a nuestra dieta (durante el resto del año también), y no solemos hacerlo.
  • Mantén mínimo tres raciones de fruta al día, pero no vale tomarlas todas juntas en una comida para hacer “compensaciones”, repártelas.
  • Introduce semillas al menos una vez al día.
  • Organiza tu menú y planifica tu compra.

Recuerda que como te alimentes en este periodo hará que después llegues al post-vacacional más cansado, triste, desmotivado, con más kilos o no, todo depende de cómo cuides en tu alimentación, porque sabemos que lo que comemos influye en cómo nos sentimos y lo que sentimos o queremos sentir influye en lo que comemos, no busques el placer inmediato, busca estar bien a largo plazo.

Si tienes dudas sobre ese artículo o quieres más información, contáctanos!

 

Mª Teresa Hernández García
Dietista-Nutricionista Instituto de Medicina EGR